INGRESAR REGISTRARSE CONTÁCTENOS  
   
     
 
 
 
 
 
  Documento sin título




 
             
 
 
 
 
 
 
 
 




 
Todos los Artículos / Los trabajadores se quedan con una menor porción de la torta
Los trabajadores se quedan con una menor porción de la torta


En la mayoría de los países, los trabajadores han obtenido una parte menor de los ingresos nacionales, mientras que una porción más grande ha ido al capital. Esta tendencia tiene implicaciones económicas y sociales de gran alcance.

La cuota del ingreso nacional que reciben los trabajadores es cada vez más pequeña en la mayoría de los países, provocando un descontento popular e incrementando el riesgo de malestar social, afirmó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un nuevo informe.

“Ha afectado la percepción de lo que es justo, sobre todo si se tienen en cuenta las remuneraciones desproporcionadas que reciben algunos ejecutivos de empresas”, declaró Patrick Belser, uno de los autores del Informe mundial sobre salarios 2012/2013 de la OIT.

En pocas palabras, una mayor parte de la torta nacional se ha transformado en ganancias y los trabajadores han recibido una menor porción.

En muchos casos, reprimido la demanda o provocado un endeudamiento insostenible de los hogares, castigando así la economía.

Datos recientes muestran que esta tendencia ha estado vigente durante décadas, contradiciendo hipótesis formuladas anteriormente.

En 16 economías desarrolladas, la proporción media del trabajo disminuyó de 75 por ciento del ingreso nacional a mediados de los años 1970 a 65 por ciento en los años previos a la crisis. Se recuperó por poco tiempo, pero descendió nuevamente después de 2009.

En un grupo de 16 economías en desarrollo y emergentes, disminuyó de 62 por ciento del PIB en los primeros años 1990 a 58 por ciento justo antes de la crisis.

Aún en China, donde los salarios triplicaron a lo largo de la última década, la participación de los trabajadores en los ingresos nacionales disminuyó.


La falsa ilusión de reducir los costos del trabajo

La reducción de los costos laborales a fin de estimular la competitividad de sus exportaciones parece ser una opción cada vez más tentadora para los países afectados por la crisis, pero no garantiza que puedan prevenir el estancamiento económico o el déficit de cuenta corriente (cuando los países importan más de lo que exportan, incluyendo los servicios y el capital).

“Si bien, en principio, cada país a título individual puede aumentar la demanda de sus bienes y servicios al incrementar las exportaciones, no todos los países pueden hacerlo simultáneamente”, dijo Sangheon Lee, uno de los autores del informe.

Lo que los países necesitan es restablecer una relación más estrecha entre salarios y productividad, que es a la vez una cuestión de equidad y de crecimiento económico sostenible.

 

Aumenta la disparidad entre los salarios y la productividad laboral

Debido a que los índices se refieren a promedios ponderados, los desarrollos en las tres economías desarrolladas más grandes (Estados Unidos, Japón y Alemania) tienen un impacto particular sobre este resultado. La productividad laboral se mide como producto por trabajador.


Ver todo sobre el Informe Mundial sobre Salarios 2012/13 


Fuentes: Global Wage Database de la OIT; Modelo Econométrico de Tendencias de la OIT, marzo 2012.

OIT - Organización Internacional del Trabajo.


ACRIP Nacional



ENGLISH

Workers getting a smaller slice of the pie


Workers have been getting a smaller share of national income, as a bigger slice has gone to profits in most countries. This trend has wide-ranging economic and social implications.

Workers’ share of national income has been shrinking in most countries, causing public dissatisfaction and increasing the risk of social unrest, the International Labour Organization (ILO) has said in a report.

“It has affected perceptions of what is fair, particularly given the huge payments some company executives have been getting,” said Patrick Belser, a co-author of the Global Wage Report 2012/13.

Simply put, more of the national pie has been going to profits, and less to workers.

This has in many cases hurt the economy by suppressing demand or causing unsustainable household debts.

Recent evidence shows this trend has been going on for decades, contrary to earlier assumptions.

In 16 developed economies, the average labour share dropped from 75 per cent of national income in the mid-1970s to 65 per cent in the years just before the economic crisis. It then rose somewhat but declined again after 2009.

In a group of 16 developing and emerging countries, it decreased from 62 per cent of GDP in the early 1990s to 58 per cent just before the crisis.

Even in China, where wages tripled over the last decade, workers’ share of the national income has gone down.


The false lure of cutting labour costs

Reducing labour costs to boost competitiveness on the export market appears an increasingly popular option for crisis-hit countries but is not guaranteed to prevent economic stagnation or current account deficits (when countries import more than they export, including services and capital).

And, even if such policies were attractive at the national level, they would be unsustainable globally.

“While each individual country may in principle increase demand for its goods and services by exporting more, not all countries can do so at the same time,” said Sangheon Lee, another co-author of the report.

What is needed is for countries to re-establish a closer connection between wages and productivity, both as a matter of fairness and of sustainable economic growth.

 

The widening gap between wages and labour productivity

Since the indices refer to a weighted average, developments in the three largest developed economies (United States, Japan and Germany) have a particular impact on this outcome. Labour productivity is measured as output per worker.

 

Everything about Global Wage Report 2012/13

Sources: ILO Global Wage Database; ILO Trends Econometric Model, March 2012.

ILO - International Labour Organization

 

ACRIP Nacional


     
 
© 2017 Derechos Reservados Federación Colombiana de Gestión Humana - ACRIP Nacional / Línea de Servicios : (57 1) 805 8924 Línea Administrativa : (57 1) 300 4565 / Calle 93 # 12 - 54 Oficina 308 / direccion@acripnacional.org